Por qué no deberías bañarte con un móvil aunque sea sumergible

Autor: | Posteado en Android Sin comentarios

Mucho se está conversando últimamente de la capacidad de los móviles recientes para aguantar chapuzones, sobre todo desde que el iPhone® 7(siete) se anunciara con un certificado IP67 y hoy aparezca la información de que el Google® Pixel será IP57, es decir, algo menos resistente. Sin embargo, sin embargo el móvil se pueda mojar o pueda caerse al agua, no deberías bañarte con un móvil de forma habitual.

No nos entendáis mal, que los móviles estén llegando con IP67 o IP68 no es una buena noticia, es una gran noticia. Por término podemos respirar y estar tranquilos ante potenciales problemas del contacto con líquidos de vuestros smartphones, no ya por que nos quedemos sin el móvil sino por todo lo que posee dentro (conversaciones, fotos, contactos, etc.).

Nuevo vídeo del Google® Pixel que no será resistente al agua

Y por otra parte, podría parecer que hasta que no lo ha traído el iPhone® 7(siete) no era “tendencia”, cuando hay que imaginar que hace más de 2(dos) años que, sin ir más lejos, los Xperia® de Sony® lo llevan por bandera y las últimas generaciones de Galaxy de Samsung® así como de otras marcas, también incorporan esta capacidad.

¿Qué es el grado de protección IP?

El grado de protección IP hace referencia a la regla IEC 60529 “Degrees of Protection”. Especifica un sistema para clasificar los distintas grados(ºC a ºF) de protección aportados por los productores para un aparato en relación a su estanqueidad ante polvo y líquidos.

¿Qué grados(ºC a ºF) de protección IP existen?

Las siglas IP significan Ingress Protection y las dos cifras que lo acompañan crean referencia, la primera, al nivel de protección ante el polvo y, la segunda, al nivel de protección contra líquidos. De esta forma, se establece una combinación de entrambos con esta escala, siendo la esta tabla para la 1.ª cifra y la siguiente, para la segunda:

Entonces ¿por qué no deberías bañarte con un móvil?

Los grados más altos, IP67 e IP68 podrían parecer seguros ante un chapuzón con el móvil, y esto es así, al menos en teoría. No obstante en realidad no están pensados para que nos estemos bañando con el móvil siempre sino para que este resista una caída causal en el aguar. Y en este sentido, nos apoyamos en lo que comenta Sony, quizás la marca que más tiempo lleva implementando esto en sus móviles y la que con más transparencia lo explica en su web.

Para empezar, las pruebas para adquirir esta certificación se crean en laboratorio y con agua corriente con el móvil en modo “reposo” (stand-by). Lo que representa que ríos, bañeras, agua marina, piscinas con distinto cloración, etc. podrían causar imprevistos ya no por la composición del agua sino también por la temperatura. De hecho, Sony® desaconseja usar el móvil bajo el agua para tomar fotos o crear ningún tipo de ocupación con él.

 

Es más, aconseja que tras sacarlo del agua no se utilicen todas las características del mismo, dejando un tiempo prudencial para el secado de elementos como el micrófono o altavoces. Otras cosas como tomar fotos, navegar en Internet, etc. parece que no dan ningún problema.

Esto se puede trasladar a cualquier elaborador que aporte esta protección a sus equipos y, de hecho, algunos como Cupertino (Apple) especifica en su garantía que no contempla, como daños cubiertos, los ocasionados por el agua en el iPhone® 7.

El tiempo juega en tu contra, y en la capacidad de tu móvil para aguantar el agua

Es cierto que puede que no ocurra en todos los casos, sobre todo si eres cuidadoso, no obstante el certificado IP de los móviles se refiere al instante en el que van a salir de la caja. Pasado un tiempo, un año o acercándose a los dos, es posible que las membranas que detienen la entrada de los líquidos y el pegamento que sella ciertos elementos se haya deteriorado.

Eso sin contar que el móvil haya pasado por el “taller”. Cualquier reparación puede haber comprometido la estanqueidad del equipo y por mucho IP68 que le otorgue el fabricante, puedes estar casi seguro que ya no aguantará eso.

Aunque tu smartphone sea IP68, procura no bañarte con un móvil por tu propio bien

Y es que, sencillamente, no deberías bañarte con el móvil porque los móviles no están preparados para ello, sino para que, simplemente, aguanten el chapuzón que, hasta ahora, acababa con ellos, en el mejor de los casos, en un cuenco de arroz para secarlo y con el dueño rezando por que volviera a funcionar.

El capítulo Por qué no deberías bañarte con un celular sin embargo sea sumergible se publicó en MovilZona.

MovilZona


Fuente del contenido original se encuentra más arriba (enlace), respetando todos los derechos de autor.

La prensa de Core i7

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario